La flor del perdón

Una mirada diferente del perdón

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Perdonar no es otra cosa que recordar únicamente los pensamientos amorosos
que conferiste en el pasado y aquellos que se te confirieron a ti.
UCDM

En este artículo me he propuesto avanzar una idea novedosa del perdón: perdonar para estar en paz.

¿Cómo sabes que no estás en paz?

Porque tienes conflictos, porque tienes una enfermedad, porque no fluyes con el dinero, porque no disfrutas del día a día, porque siempre quieres más o distinto, porque te sientes culpable de disfrutar.

Y también, si en tus escenarios aparece siempre alguien para criticarte o amargarte, es porque no estás en paz.

Me voy a apoyar en la Ley de causa y efecto. Si sostenemos que la causa de nuestro estado emocional está en el entorno, el efecto de esto sería nuestra disconformidad o nuestro dolor. Cambiar el exterior es una tarea muy difícil, pero si colocamos la causa en nosotros, en nuestra mente, por la Ley de causa y efecto podemos decir que nuestro entorno es el efecto de nuestros pensamientos, el efecto nos proyecta la información inconsciente que tenemos.

Nuestro entorno no es casual es causal. No es casualidad lo que nos pasa en la vida. Lo que nos sucede es una proyección de la información que tenemos en el inconsciente.

En el inconsciente tenemos programas que van guiando nuestra vida. Al comprender esto, gracias a la información que nos da nuestro entorno podemos llegar a descifrar estos programas, tomar las riendas y reconducir nuestra vida.

Por ejemplo, si una persona tiene miedo a rendir exámenes, cada vez que debe presentarse a un examen vive un estrés insoportable, puede aducir al mal carácter de los profesores, a la mala organización de la institución en la que estudia y hasta decir que los exámenes no sirven para evaluar a las personas, esto es poner la causa afuera. Si ponemos la causa adentro de la persona podemos averiguar cuál es la información inconsciente que lleva consigo y le intimida o fragiliza a la hora de presentarse a rendir.

Y esto si podemos hacerlo, está en nuestras manos indagar y corregir.

La sombra

La sombra designa al aspecto inconsciente de la personalidad, caracterizado por rasgos y actitudes que el yo consciente no reconoce como propios.

Cuando hablamos de inconsciente englobamos al inconsciente individual, el familiar y el colectivo.

Todo aquello que en un momento dado consideramos como “malo” debido a nuestra educación, a las normas morales de nuestra sociedad y al contexto histórico en el que vivimos se convierte en nuestra sombra.

El inconsciente individual se va nutriendo también a medida que juzgamos lo que vemos y vivimos, por ejemplo, cuando éramos niños vimos y juzgamos los gestos de nuestros padres. Así construimos nuestras referencias masculinas y femeninas. Estas informaciones luego se proyectan en situaciones, nuestro entorno sintoniza con algo que está sucediendo en el interior.

La falta de perdón es igual a juicio, si no perdono es porque sigo juzgando y sin aceptar. Sigo juzgando a alguien, a situaciones o circunstancias.

Hoy somos efecto de una versión nuestra que está herida que es causa y está siendo proyectada. Al seguir hablando de lo mismo le doy realidad y necesito verlo reflejado.

Cuando no perdonamos estamos viviendo un efecto del pasado, tenemos mucho pasado concentrado en el presente, hay un colapso de tiempo.

Vivir sin perdonar es vivir anclado, es una vida muy densa. El presente se ve muy contaminado de pasado y futuro, el tiempo colapsa, se presentan estados de tristeza profunda o depresiones vinculadas al pasado, o miedos al futuro, miedo por lo que todavía no pasó.

¿Qué podemos hacer?

La psicoterapia de Un Curso de Milagros es una herramienta muy eficaz para este proceso, es un proceso de perdón guiado, y en este camino puedo acompañarte.

En tanto, comparto ciertos tips que puedes usar solo y en cualquier momento.

Cuando algo nos genere estrés o nos preocupe es importante observar, ¿qué está sucediendo, ¿qué está viniendo a mi vida, qué escenas o tipo de personas se repiten sistemáticamente, ¿cómo me conecto con el dinero? Cuando pasan determinadas cosas en mi vida ¿cómo está mi salud?

El primer paso es: Observar.

Luego podemos permitirnos cuestionar: Esta no puede ser la única forma de verlo.

Y decidir: Quiero ver esto de otra manera.

A través de un proceso de indagación guiada o de una autoindagación, conectar con las ideas que nos están trayendo estos efectos en nuestra vida y liberar la información.

Perdonar es liberar.

Perdonar para vivir cualquier situación que se nos presente desde la Paz.

El objetivo es la paz.

Mediante tu perdón vuelves a recordar la verdad acerca de ti.
En tu perdón, por lo tanto, reside tu salvación.
Lección 62 UCDM

Mónica Haefeli
Terapias – Un curso de Milagros

Fuentes:
Tu eres yo; Marta Salvat
Un Curso de Milagros

2 comentarios en “Una mirada diferente del perdón”

  1. Que hermoso lo que has expresado Mónica en este articulo.
    Para perdonar lo que sea que nos haya sucedido o suceda, hace que la vida transcurra fluida y nos permite continuar en paz con todo lo que nos rodea. La vida es muy linda como para vivirla sin saber perdonar!!!

    Responder

Deja un comentario