Resistencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
El término resistencia tiene muchas acepciones, yo pensaba que al hablar de resistencias hablamos de no querer hacer algo, pero esto no es todo. La resistencia se utiliza en ámbitos como la física, la electricidad y la mecánica. El diccionario reconoce solo como resistencia pasiva la renuencia a hacer o cumplir algo. Desde la física, la resistencia es la fuerza que se opone a la acción de otra fuerza. Desde la electricidad es la dificultad que opone un circuito al paso de una corriente. Desde la mecánica es la fuerza que dificulta el movimiento y disminuye el efecto útil de una máquina por ejemplo el rozamiento y los choques. La resistencia de un elemento, se refiere a la capacidad que revela un elemento sólido para soportar presiones y fuerzas aplicadas sin que se quiebre, deforme o sufra deterioros. La resistencia física, en términos generales, es aquella que hace posible llevar a cabo una actividad, aplicando fuerza y energía, durante un tiempo mayor a lo acostumbrado, para constatar cuánto somos capaces de aguantar. ¿Se imaginan si transferimos estos conceptos a nuestras emociones o a nuestra salud? Somos capaces de resistir fuerzas, presiones, exigencias, rozamientos, antes que detenernos e intentar ver las cosas de otra manera. Pensando en voz alta me asusta que podamos ser tan violentos con nosotros mismos. Si la materia o el soporte de nuestras emociones fuera algo sutil, frágil, ¿se imaginan soportando tanto? Y lo hacemos de una forma casi natural, acostumbrados a que las cosas son así, no vemos, ni siquiera vemos lo evidente, ni siquiera nos enteramos de lo que nuestro cuerpo nos está queriendo decir.

Ejemplo de resistencia. Resistirse

Yo, hace dos años preparando un trabajo sobre alergias, llamando por teléfono a una amiga: Yo- Hola, estoy armando un trabajo sobre alergias, ¿te gustaría participar? Ella- Yo no tengo alergia. Yo- ¡Ah! me debo haber confundido, debe ser otra de las chicas del grupo, voy a ver si me acuerdo quién es. Ella– Yo no tengo, tenía. Yo– Ah. Tenías ¿Y cuándo tuviste la última reacción alérgica? ¿te acordás? Ella– Sí, cuando estuve en Valencia. Yo– ¿Y cuándo estuviste en Valencia? Ella– Hace dos semanas. Yo- Ah bueno, antes tenías. Ella– (Risas …) Otra amiga Yo- Hola, estoy armando un trabajo sobre alergias, ¿te gustaría participar? Ella- Yo no tengo alergia. Yo- Pensaba que tenías alergia, como me dijiste que habías encontrado unos remedios que comprabas no sé dónde pero que te hacían súper bien, que estabas medicada y estabas mejor. Ella- Claro con los remedios estoy mejor. Yo- Entonces no tenés alergia, pero tomas remedios para la alergia. Ella- Claro ahora estoy mejor. … Estos son solo algunos ejemplos de resistencia. Cuando la mente y el ego nos hacen trampa. Cuando no somos capaces de ver las cosas desde otro lugar. Las resistencias también pueden ser vistas desde el prisma de la Bioneuroemoción®. Mónica Haefeli Acompañante en Bioneuroemoción®
Share on facebook
Facebook

1 comentario en “Resistencias”

Deja un comentario