Presentación del Método Feldenkrais

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Autora Invitada: Ada Talentini

El método Feldenkrais es un proceso de aprendizaje que nos permite entrar en contacto con nuestro potencial y expandirlo.

Cada uno de nosotros a lo largo de la vida, bajo la influencia de la cultura y la educación, ha ido desarrollando patrones de pensamientos, movimientos y comportamientos que con el tiempo se han vuelto hábitos inconscientes y automáticos.

Estos hábitos realmente nos autodefinen, hablan de nosotros, de quiénes somos, de dónde venimos y de cómo nos relacionamos con el entorno y según la imagen que tenemos de nosotros mismos somos propicios a adquirir unos hábitos respecto otros.

Actuamos de acuerdo a la imagen que tenemos de nosotros mismos, en parte heredada, en parte resultado de nuestra educación y experiencia.

Según Moshe Feldenkrais, el creador de este método, nuestros límites o nuestras posibilidades no dependen exclusivamente de nuestras capacidades, en la mayoría de los casos dependen de la imagen que cada uno tiene de sí mismo.

El método Feldenkrais es un proceso educativo que a través del movimiento permite expandir la imagen interna de sí en los individuos.

A través la realización de secuencias simples de movimientos y poniendo la atención en la escucha profunda de las sensaciones que estos gestos despiertan, podemos desarrollar nuevas formas de movernos y percibir.

El movimiento se convierte en la herramienta para acceder al autodesarrollo.

Al ampliar la imagen de uno mismo cambia la forma de habitar su propio cuerpo, se adquiere mayor habilidad, eficiencia, claridad, liberando el potencial oculto que reside en cada ser.

Este método propone una profunda integración de pensamientos, movimientos, sensaciones y sentimientos, esto lo convierte en una de las prácticas más efectiva porque el cambio se produce desde adentro y se manifiesta con la mejoría y fortalecimiento de nuestras habilidades y capacidades.

Durante una clase del método Feldenkrais, sea grupal o individual la gran protagonista es la toma de conciencia de nuestros hábitos corporales.

La clase se convierte en una experiencia única haciendo hincapié en las sensaciones corporales; se crea un espacio en la conciencia donde los antiguo hábitos, profundamente grabados en los esquemas neuromusculares del sistema nervioso, son cuestionados, observados y comparados con nuevas propuestas de movimientos, esta nueva información creará nuevos estímulos, sensaciones, sentimientos y permitirá modificar hábitos poco funcionales.

Como niños volvemos a conectar con la inteligencia innata del cuerpo.

Pero ¿cómo puede un movimiento simple, que tal vez nunca se haya logrado antes, ser la fuente de esta expansión en las habilidades y recursos internos?

¡El secreto está en la vivencia!

Cuando nacemos heredamos patrones de percepciones y conocimientos. Nuestra familia, el sistema de creencia que hemos heredado de ella, el sistema educativo y cultural nos dan un guion a seguir que no hemos cuestionado y nos aleja de nuestra inteligencia intrínseca fruto de miles de años de evolución.

Tenemos la tendencia a aceptar todo, aunque cuando es algo que no comprendamos y no me nos convenga.

En cambio, cada comprensión, cada oportunidad de crecimiento se realiza solo a través de la experiencia personal.

El método Feldenkrais nos enseña a refinar nuestra percepción y nuestro sentido cenestésico con el fin de ampliar la conciencia, de ser consciente de lo que hacemos para identificar nuestros automatismos, patrones de movimientos y por ende de comportamiento.

Moshe Feldenkrais afirmaba “cuando sabes lo que haces puedes hacer lo que quieras”.

La información que proviene de nosotros mismos nos libera de repetir una y otra vez, como discos rayados, los que nos transmiten los demás.

En este proceso la regla fundamental es reducir el esfuerzo.

La tensión nos impide escuchar nuestras sensaciones, limita la posibilidad de ampliar la capacidad de observación sobre nosotros mismos y el entorno.

El esfuerzo hace de interferencia entre nosotros y nuestra capacidad de aprender.

El movimiento sin esfuerzo es placentero, nos despierta curiosidad, estimula la curiosidad del sistema nervioso y abre la puerta al aprendizaje, nos hace sentir cómodos, seguros para explorar nuevas posibilidades.

Una sesión de Feldenkrais es como un estudio meticuloso del funcionamiento corporal, el alumno explora y lleva su atención a la vivencia del momento presente sin copiar un modelo que dicta el profesor.

Es un viaje íntimo dentro de uno mismo, una experiencia muy personal.

En cada movimiento se exploran las relaciones entre distintas partes del cuerpo, se clarifica esta relación y se integra en un conjunto de acciones mejorando la FUNCIONALIDAD del movimiento, la orientación en el espacio, la dirección de la acción, la intensidad y el ritmo.

Durante una clase de Feldenkrais gracias a la atención en esos movimientos placenteros, suaves y cómodos, y en el respeto de los límites de cada uno, se activa la química entre pensamiento – acción – toma de consciencia – sensación que nos lleva a descubrir otra forma de moverse, sentir, escuchar y estar. El respeto de este proceso personal es uno de sus principios esenciales.

Los beneficios del método Feldenkrais son numerosos, sin distinción de edad o condición física. Permite mejorar la flexibilidad, la coordinación, respiración y postura.

La toma de control del cuerpo permite no solo prevenir dolencias, también reducir o liberar el dolor crónico y ayuda a controlar el estrés.

Produce un cambio físico y mental, incrementa la creatividad y vitalidad y te permite sentirte bien en tu cuerpo.

Ada Talentini
Acompañante en Bioneuroemoción®
Contacto: +34 62 258 63 03
adatalentini78@gmail.com

Deja un comentario