Bloquearse es una respuesta del miedo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La principal función del miedo tiene que ver con la adaptación y la supervivencia al entorno.

El miedo es una de las emociones básicas, junto con la tristeza, el asco, la rabia y la alegría. La principal función de estas emociones es la de garantizar la supervivencia. Están aquí desde un sentido biológico garantizando nuestra supervivencia.

Podemos considerar el miedo como un sensor que nos avisa del riesgo vital; y ante la amenaza el cuerpo se prepara para reaccionar.

El miedo tiene dos tiempos, en un primer lugar detecta el peligro, nos pone en alerta; en segundo lugar, califica la gravedad del peligro o del enemigo que tenemos adelante, y allí nos prepara para luchar, resistir, huir o hacernos el muerto. Todas estas son posibles respuestas biológicas y según el calibre del peligro activamos una u otra.

Frente a la situación inminente de vida o muerte, prima la respuesta de bloqueo, hacerse el muerto y pasar desapercibido.

Una enfermera con muchos años de experiencias en urgencias, me comentaba que se ha encontrado en consulta mujeres a las que frente a una agresión sexual se les activa el mecanismo de bloqueo. Una vez recibidos los cuidados médicos y la contención primaria del caso, ellas se sienten mal por no haberse defendido. Manifiestan el malestar y enojo por no haberse defendido.

Es una sensación de culpa de no “haber puesto ni las manos”, viven con culpa el hecho de no haberse defendido. En este caso sería muy útil poder transmitirles que el programa de la especie manda, el programa de la especie es más fuerte y en este caso el programa es sobrevivir.

Es un punto de vista diferente para poder acompañar a mujeres, niños que hayan vivido abusos, violaciones, violencia doméstica y personas que frente a agresiones en general “no han puesto ni las manos”; comprender que el programa manda. Sobrevivir aun pasando por esta experiencia.

Esta situación vista desde el prisma de la Bioneuroemoción. Comprender que detrás de cada situación de estrés hay una emoción oculta, poder llegar a ella, desbloquearla, integrar esta información permite a la persona colaborar con su proceso de sanación.

Al tomar conciencia de los procesos internos que crean nuestra experiencia, podemos comprenderlos e integrarlos, para poder realizar los cambios de una forma consciente. En este camino podemos acompañarte.

Mónica Haefeli
Acompañante en Bioneuroemoción®

Deja un comentario