nos-falta-el-aire

Pareciera que nos falta el aire – Ritmo e intercambio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Respiración es ritmo, el ritmo es la base de toda la vida.
La enfermedad como camino

Ritmo e intercambio son dos términos recurrentes que emergen cada vez que hacemos referencia a la respiración.

La enfermedad como camino, de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke es un libro que cayó en mis manos hace muchos años; durante el confinamiento, 25 años después de la primera lectura lo he releído y considero que tiene unos párrafos exquisitos, valiosos y de una absoluta vigencia. He recuperado algunos de ellos para este artículo. Gracias Adriana Venosta por esta recomendación.

“La respiración es un acto rítmico. Se compone de dos fases, inhalación y exhalación. La respiración es un buen ejemplo de la ley de la polaridad: los dos polos, inspiración y espiración, forman, con su constante alternancia, un ritmo. …. Respiración es ritmo, el ritmo es la base de toda la vida.”*

Al inspirar tomamos oxígeno y al espirar expulsamos anhídrido carbónico. Tomar y expulsar, tomar y dejar. Fluir.

“También podemos sustituir los dos polos de la respiración por los conceptos de contracción y relajación. Esta relación de inspiración-contracción y espiración-relajación se muestra claramente cuando suspiramos. Hay un suspiro de inspiración que provoca contracción y un suspiro de espiración que provoca relajación.

Por lo que se refiere al cuerpo, la función central de la respiración es un proceso de intercambio: por la inspiración el oxígeno contenido en el aire es conducido a los glóbulos rojos y en la espiración expulsamos el anhídrido carbónico. La respiración encierra la polaridad de acoger y expulsar, de tomar y dar. Con esto hemos hallado la simbología más importante de la respiración.”*

En la respiración encontramos el ritmo y el intercambio; inhalar-exhalar; contraer-relajar; tomar y dar. La respiración es el contacto más concreto y primario con lo externo, entre lo mío y lo no mío, entre el yo y lo ajeno, dejamos que el aire entre en nuestro cuerpo, se vive y se comprueba la noción de lo interno y lo externo, tomar y expulsar, tomar y dar, dar y recibir.

Cuando el ritmo o el intercambio se altera el equilibrio interno se ve afectado. Lo que se acumula no fluye, no circula.

Un ejemplo de esto es el asma: “El asmático trata de tomar demasiado. Inspira profundamente y provoca una excesiva dilatación de los pulmones y un espasmo respiratorio. Uno toma llenándose hasta rebosar y, cuando tiene que dar, llega el espasmo. Aquí se ve claramente la perturbación del equilibrio; los polos “tomar” y “dar” deben estar equilibrados, a fin de poder formar un ritmo. …. El flujo respiratorio es interrumpido en el asmático porque se excede al tomar. Ocurre luego que no sabe dar y entonces no puede volver a tomar lo que tanto ansía … El asmático quiere conservarlo todo y con ello se envenena, ya que no puede expulsar lo usado. Este tomar sin dar produce sensación verdadera de asfixia.”*

Recibimos en la medida en que damos. Si se suspende el dar, el flujo se interrumpe y tampoco entra nada. Tiene que haber un equilibrio entre el tomar y el dar, sino nos exponemos a asfixiarnos con lo tomado. Tomar y dar. Dar y recibir es lo mismo.

La respiración simboliza el ritmo y la aceptación; rimo y aceptación de la vida. Frente a síntomas o enfermedades respiratorias podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué me impide respirar?
  • ¿Qué es lo que no quiero admitir?
  • ¿Qué es lo que no quiero expulsar?
  • ¿Con qué no quiero entrar en contacto?
  • ¿Tengo miedo de dar un paso en una nueva libertad?

Para reconectarse con el ritmo de la respiración y el intercambio que esto significa; aquí les dejo este enlace de un ejercicio de respiración consiente guiado por Vera Bilicka.

Los problemas respiratorios como cualquier otro síntoma pueden ser vistos desde el prisma de la Bioneuroemoción®

 

Mónica Haefeli
Acompañante en Bioneuroemoción®

*La enfermedad como camino, de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke

2 comentarios en “Pareciera que nos falta el aire – Ritmo e intercambio”

Deja un comentario