La ansiedad y el miedo a no controlar el futuro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En este contexto de crisis sanitaria, de confinamiento y aislamiento que estamos viviendo me pareció oportuno escribir algo sobre la ansiedad ya que es uno de los síntomas más recurrentes en las consultas de estos días.

La ansiedad es el temor ante un peligro inminente ya sea este real o imaginado. Es una sensación de miedo al futuro, a lo que puede pasar por falta de control.

Es miedo a lo desconocido y puede manifestarse a través de dolores de cabeza, calores, calambres, palpitaciones, transpiración, tensión, llantos e incluso insomnios.

La ansiedad provoca la sensación de pérdida control sobre sí mismo y sobre los acontecimientos, impidiendo usar el sentido común y el discernimiento. Nos coloca frente a un conflicto de desvalorización, limitación, impotencia e incapacidad para afrontar algo.

El sistema simpático se dispara y toma el control del cuerpo para esquivar un peligro. Las reacciones del sistema simpático pueden ser: lucha, huida o parálisis.

Sentir miedo facilita la respuesta de huida ante diferentes peligros, pero esta emoción puede resultar dañina si se extiende en el tiempo más de lo necesario. Una cebra siente miedo al ver al león acercarse, pero no volverá a generar esa emoción una vez haya pasado el peligro real y esté dentro de la manada o alimentándose. El ser humano tiene la capacidad de revivir el miedo sin necesidad de estar en contacto directo con el peligro real.

Para el inconsciente lo real y lo imaginario es lo mismo, el inconsciente no diferencia entre lo que está pasando y lo que yo imagino o recuerdo que ha pasado. Su prioridad es protegernos de cualquier peligro. No se detiene a preguntarse si algo está bien o no, ni siquiera se cuestiona la verdad de las cosas. El inconsciente simplemente actúa, y su respuesta debe ser rápida y lo más precisa posible.

La diferencia entre una reacción normal del sistema simpático y la que produce ansiedad es que en el caso de la ansiedad el peligro está en nuestro inconsciente (puede ser más o menos real, pero no somos conscientes de que el peligro está ahí).

La ansiedad en realidad es una emoción consciente (expresada) que oculta otra de inconsciente (no expresada). Esta segunda es la que realmente nos produce la ansiedad, y es el conflicto más importante pero que no ha salido a la superficie y es el que debemos buscar.

Las huellas de la ansiedad se encuentran en el inconsciente y se vinculan generalmente con el miedo al abandono, a la supervivencia, a perder el amor de un ser querido y al sufrimiento.

La ansiedad como muchos otros síntomas puede ser tratado desde el prisma de la Bioneuroemoción®.

Mónica Haefeli
Acompañante en Bioneuroemoción®

4 comentarios en “La ansiedad y el miedo a no controlar el futuro”

  1. Hay personas que lo están pasando verdaderamente mal por la ansiedad que les produce estar encerrados en casa sin saber qué les depara un futuro, ahora mismo, un tanto incierto.
    Me quedo con esta frase con la que me he podido sentir definido alguna vez: «El ser humano tiene la capacidad de revivir el miedo sin necesidad de estar en contacto directo con el peligro real».

    Un abrazo, Mónica.

    Responder

Deja un comentario