Fobias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La fobia es un miedo irracional hacia una persona, objeto, animal, situación o actividad que provoca una elevada ansiedad en quién la vive.

Se manifiesta a través de un miedo intenso, irracional y desproporcionado ante situaciones y objetos concretos que habitualmente no inspiran angustia ni miedo a otras personas.

El miedo es una de las emociones básicas que puede desatar una sensación desagradable o incómoda, provocada por la percepción, real o no, de un peligro que se acerca. El miedo es una señal de alarma biológica y necesaria, sin miedo no podríamos percibir un peligro o amenaza inminentes. La solución biológica al miedo es afrontar lo que tenemos delante.

Las fobias son miedos cristalizados y automatizados. Son reacciones inconscientes a situaciones que provocan conflictos cercanos a la muerte para la persona que lo vive o sus ancestros, por eso el concepto de transgeneracional cobra importancia en las fobias ya que el estrés o el miedo mal gestionado por las generaciones anteriores se hereda. La fobia puede estar tocando una información que está en el inconsciente familiar, la información no se pierde, se transforma, se hereda.

Cuando una persona se enfrenta a una de sus fobias, puede entrar en shock o pánico, puede aumentar su presión arterial y hasta puede llegar a desmayarse.

El mecanismo de la fobia es como el de una alergia. Tiene dos fases, en la primera fase la persona frente a una experiencia cualquiera, vive un shock emocional, el estrés sube de golpe y se instala una huella, la referencia de esa huella es el objeto o la situación asociada a ese estrés. En la segunda fase el organismo reconoce el elemento lo que agredió la primera vez; todos los sentidos se ponen en alerta, no por estar frente al agresor sino para evitar una segunda agresión; reacciona dando aviso de urgencia para que la persona se aleje de aquello que le produce daño a nivel emocional.

Nuestro inconsciente ante el más mínimo indicio de algo peligroso activa la alerta para protegernos del dolor emocional.

El sentido biológico de la fobia es el de solucionar un gran temor o un miedo irracional, relacionado con la muerte, que puede haber sido experimentado por la persona que padece la fobia, por sus ancestros (transgeneracional) o por la madre durante el embarazo (proyecto sentido).

La clave para resolver cualquier fobia es buscar la historia que se esconde detrás de la historia.

Algunas interpretaciones:

Aracnofobia: Deseo inconsciente de escaparse a vivir en el mundo con miedo a ser atrapado en una telaraña por una madre asfixiante, paralizante. El sentido de las arañas es “simbolismo de red, de trama”. Miedo de ser envenenado dentro del clan.

Aviones: Miedo relacionado con la independencia o con los muertos.

Avispas: Conflicto de violencia y de emboscadas.

Fotofobia: Conflicto con la luz, con el padre (sol).

Moscas: Miedo a ser devorado por los gusanos, miedo a la muerte.

Pájaros: Miedo a los vuelos y a los robos.

Xenofobia: Conflicto del invasor: “Nosotros les invadimos y matamos, ahora ellos querrán hacer lo mismo con nosotros”. O culpabilidad por haberse dejado invadir.

Nictofobia: Miedo irracional a la noche o a la oscuridad. Conflicto de abandono Si no tengo una luz no puedo guiarme y me pierdo porqué estoy solo. Conflicto de miedo a las propias sombras que no deseo iluminar.

Mónica Haefeli
Acompañante en Bioneuroemoción®

2 comentarios en “Fobias”

  1. Excelente, justo en la era del consumo desmedido, la idea del éxito, del tener antes que ser y de la falta de comunicación cara a cara

    Responder

Deja un comentario