Constelaciones familiaries, dinámica de encuentro y sanación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

Autora invitada : Ada Talentini

Es posible que estés buscando en las hojas lo que puede estar en las raíces
Bert Hellinger

Conocí las Constelaciones Familiares en el 2012 participando a un taller que el Institut Gestalt de Barcelona daba justo antes del inicio de la formación.

Recién había terminado mis estudios en terapia Gestalt y sentías que me faltaba algo, faltaba toda la información del inconsciente familiar y que intuía expresarse en el presente de una persona. Al acabar el taller no dudé ni un instante en inscribirme a la formación.

Fue una experiencia única, buceando en mi inconsciente familiar, descubriendo lealtades, secretos, mandatos, duelos. Fue una verdadera revelación, acompañada de lágrimas, entendimiento, integración, agradecimiento y mucho amor.

Sentía mi corazón por fin descansar cuándo todos los que forman parte de mi familia podían tener un buen lugar en él.

Por ejemplo, si un miembro de la familia ha sido excluido u olvidado, sentimos que nos falta algo y empieza en nosotros y en nuestra familia una búsqueda, pero en la mayoría de las veces no sabemos dónde buscar y esto nos puede llevar a la adición o la búsqueda de un ídolo para llenar este vacío.

Pude mirar el origen de lo que yo estaba manifestando en mi vida, bloqueos, relaciones conflictivas, carencia… porque más de un 90% de lo que nos sucede en la vida viene del árbol que está intentando hablar a través de nosotros y nuestras circunstancias.

Tenemos que ser conscientes de que estamos interconectados como seres humanos, pensamos que somos libres y que hacemos lo que queremos, pero en realidad estamos repitiendo los patrones familiares, estamos secuestrados en dinámicas difíciles de entender con nuestra mente consciente.

Nuestra mente es como un iceberg, la punta es la parte consciente y en el subconsciente, la que está debajo del agua, está nuestro inconsciente familiar. La memoria de todo el árbol con los recursos que nos ofrece para desarrollarnos en esta vida, pero también las cargas y obstáculos que tenemos que solucionar.

Como alma escogemos un tipo de árbol simplemente porqué será el perfecto, lo que nos brindará una serie de experiencias que queremos aprovechar para elevarnos espiritualmente.

Sé que esta afirmación puede parecer dura, sobre todo para aquellos que han experimentado violencia, abusos, enfermedades o carencia, pero a través de estas experiencias no solo se eleva espiritualmente la persona si no también los demás miembros del clan familiar y el resto del colectivo.

Aquel que no conoce su historia está destinado a repetirla”  Napoleón

Esta expresión es muy acertada, intentamos buscar soluciones a nuestras problemáticas y dificultades en el mundo superficial, la parte del iceberg que está fuera del agua, pero en la mayoría de las veces el origen está en nuestras raíces en las vivencias e historias de nuestros ancestros.

Las Constelaciones Familiares nos devuelve la mirada hacia nuestros ancestros, nuestras raíces, solo así la paz puede durar en lugar de quebrarse ante la primera dificultad que se presente.

El bienestar se asienta en el respecto del orden sutil de los sistemas familiares y en el logro del amor en nuestros vínculos.

Esto requiere abandonar el concepto de dualidad, de bueno y malo y abrazar a la vida tal como es y a todas las personas tal y como son. Así podemos descansar de nuestra lucha interna y lograr sentirnos plenos e en paz, sabiendo que todos aquellos que forman parte de nuestro árbol familiar tienen un lugar en nuestro corazón.

Si no estamos dispuestos a soltar y liberar estás dinámicas familiares que encierran las semillas del sufrimiento, nos quedaremos cómodamente en nuestra retórica intelectual pero el precio que se paga es muy alto, seremos testigos de ver cómo la belleza de nuestra vida, nuestra felicidad y paz se van esfumando para estar repitiendo días tras días, años tras años exactamente el mismo guion, tal vez con escenarios y personajes distintos pero el drama sigue siendo el mismo.

Comprender los hilos insospechados que mueven nuestra relación con el entorno y con uno mismo es el primer paso para alcanzar la paz, la verdadera felicidad, la que eleva al ser humano.

Constelaciones Familiares

Las Constelaciones Familiares reconocen que todos los elementos de un sistema familiar son interdependientes e interactivos.

También reconoce que el sistema es mayor que la suma de sus partes, como por ejemplo el cuerpo humano es más que la sumas de sus órganos y miembros.

Del mismo modo, una familia es más que una cantidad de individuos agrupados conjuntamente. Cada individuo tiene un rol especial y se relaciona con cada uno de los otros de manera particular.

Los elementos de un sistema familiar son interdependientes porque los cambios en un elemento impactan en todo el resto.

Órdenes del Amor

El amor es fundamental para un sistema familiar, pero no basta.

Primero está el orden y luego el amor y únicamente de esta manera podemos resolver los conflictos en una red familiar o vincular.

A pesar del amor, existen leyes universales que rigen el fluir de ese amor en un sistema familiar.

Bert Hellinger llamó a estas leyes Órdenes del Amor:

  • Orden de la vinculación. Aceptar que existe un vínculo. Ej: Una persona que asesinó a un familiar mío, entra en mi clan. Tengo un vínculo con él.
  • Orden de pertenencia. Todo los que forman parte de un sistema tienen el mismo derecho a ser incluidos. Ej: abortos.
  • Orden de jerarquía. Quién llegó primero tiene prioridad
  • Equilibrio entre el dar y recibir

Nos sentimos enteros y completos si todas las personas que pertenecen a nuestra red familiar tienen en nuestro corazón un lugar bueno, honroso y digno.

 

Ada Talentini
Consteladora Familiar

Deja un comentario