endometriosis mujer salud fertilidad

Endometriosis: la fina búsqueda de una casa segura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La endometriosis afecta a casi un 10 por ciento de las mujeres. Es una enfermedad que durante años no ha tenido visibilidad, su diagnóstico suele ser tardío ya que sus síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades como inflamación pélvica, cistitis, síndrome del intestino irritable, enfermedad celíaca, fibromialgia, pues los mismos van desde el dolor abdominal y muscular, calambres, al dolor al orinar o la diarrea.

El endometrio es el tejido que recubre el interior del útero. La endometriosis es una enfermedad en la que un tejido que es similar al revestimiento del útero crece fuera de éste. Estos parches de tejido se llaman implantes o lesiones. Se encuentran a menudo: en o debajo de los ovarios; en las trompas de Falopio; detrás del útero, en los tejidos que sostienen el útero en su lugar; en los intestinos o vejiga.

La endometriosis está directamente relacionada con la infertilidad, se estima que un 30 por ciento de las mujeres afectadas por esta enfermedad tienen problemas para concebir un embarazo de forma natural.

Otra de las caras ocultas de esta enfermedad es el dolor y una de las consecuencias se vive en el ámbito laboral ya que durante las menstruaciones los dolores son tan insoportables que las mujeres que padecen endometriosis ni siquiera pueden presentarse a su trabajo. Y esto aún al día de hoy no está tan aceptado en el mercado laboral, agregando una capa de incomprensión hacia las mujeres que atraviesan este síntoma.

En Francia, un grupo de actrices, cantantes y artistas diagnosticadas con endometriosis crearon un colectivo, Info-Endométriose apoyándose en su popularidad para dar visibilidad a esta enfermedad y la incidencia que tiene en el día a día de las mujeres que la padecen: dolores omnipresentes, consultas médicas, exámenes y análisis médicos a repetición, complicaciones para vivir y disfrutar de la sexualidad y dificultades para concebir un bebé.

Detrás de todo síntoma hay un conflicto no resuelto

Veamos el sentido y significado de este síntoma. El endometrio es nuestra primera casa, nuestro primer territorio. Su función es la de dar cobijo y alimento al hijo durante su gestación. La función biológica del endometrio va de la concepción al parto.

El tejido del útero migra, se desplaza, huye para instalarse en los ovarios o las trompas de Falopio, allí no se puede hacer nido, no se puede concebir.

Algunas pistas para identificar el conflicto:

Conflicto de supervivencia y reproducción:

  • El mandato familiar de concebir a toda costa, la presión de concebir a cierta edad más allá de los contextos reales de vida.

Conflicto relacionado con el rol de la maternidad:

  • Miedo al parto o a la concepción.
  • Miedo a no ser una buena madre.
  • Deseos de quedar embarazada, pero sin condiciones para recibir al bebé en un buen lugar.

Conflicto de territorio:

  • Está relacionado con el marcaje de territorio, búsqueda de un lugar para construir la primera casa, con la intención de concebir rápidamente.
  • Sensación de que la casa, el hogar no es nuestra. No hay concepto de primera casa o no se puede concebir en ella (por memorias de aborto, de exilio o migración, por ejemplo).

También podemos indagar información del transgeneracional:

  • Memorias de mandato de reproducir después de una guerra, hemos perdido nuestros seres queridos en la guerra ya sea en el frente o de hambre, hay que reproducir a toda costa.
  • Memorias de exilio o migración: sufrir por dejar un territorio y lanzarse a lo desconocido.

Identificar el conflicto e integrarlo en cada caso particular puede ser de gran ayuda para aliviar los síntomas, para que los tratamientos médicos sean más eficaces y para mejorar la calidad de vida.

 

Deja un comentario